3 mitos sobre la soya y los hombres desacreditados

29 de octubre de 2022

La soya ha sido elogiada, la soya ha sido vilipendiada, pero sobre todo, la soya ha sido ampliamente malinterpretada, lo que provocó una avalancha de información errónea, difundida aparentemente a perpetuidad. En toda la historia del mundo, pocos alimentos han suscitado un debate tan feroz, tanto entre profanos como expertos, como esta simple legumbre. Afortunadamente, estamos aquí para dejar las cosas claras y poner fin, finalmente, a años de información falsa que rodea a este frijol polarizante pero saludable.

Mito #1: La soya prepara el escenario para el cáncer de próstata.

No perdamos el tiempo con los interminables y confusos artículos de los medios sobre la soya y la salud de la próstata. En cambio, pasemos directamente a una fuente confiable, una fuente en la que los profesionales de la salud confíen para informar su trabajo. El Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) revisa estudios relevantes y actuales sobre la soya y la salud de la próstata (1). Concentrémonos en los estudios en humanos que comparten (no estudios en probetas o ratones) que exploran las relaciones entre el consumo de alimentos y bebidas de soya (no componentes o suplementos de soya aislados) en el cáncer de próstata. Estas son las conclusiones clave de estos estudios:

  • Las poblaciones que consumían alimentos de soya sin fermentar (p. ej., tofu) y bebidas (p. ej., leche de soya) experimentaron un menor riesgo de cáncer de próstata (2). Los alimentos de soya fermentada (p. ej., tempeh, miso) parecían neutrales, vinculados a un riesgo ni mayor ni menor.
  • Un ensayo aleatorizado controlado con placebo utilizó alimentos de soya. En un estudio de hombres a los que se les había diagnosticado cáncer de próstata, los investigadores encontraron que los hombres que comían cuatro rebanadas de pan rico en soya al día experimentaron mejoras en dos importantes valores de laboratorio (nivel de PSA y proporción de PSA libre/total) en comparación con los que comían regularmente pan de trigo (3).
  • Varios ensayos clínicos examinaron el papel de la leche de soya o el pan a base de soya en pacientes con cáncer de próstata con recurrencia después del tratamiento (4-7). No se observaron cambios significativos en el PSA o el tiempo de duplicación del PSA (4-6), aunque un estudio encontró otros cambios favorables (p. ej., medidas mejoradas de inflamación y función inmunológica) (7).

Como puede ver, los resultados fueron favorables en algunos estudios y no significativos en otros. Los alimentos y bebidas de soya fueron bien tolerados, incluso por pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo, y no aumentaron el riesgo de cáncer de próstata ni aceleraron la progresión de la enfermedad ni siquiera en un solo estudio en humanos presentado por los NIH en su informe a los profesionales de la salud ( 1). En otras palabras, los hombres pueden consumir soja con confianza sin temor a que se estén preparando para el cáncer de próstata. En todo caso, la soja podría protegerlos de ella.

Mito #2: La soya feminiza a los hombres al bajarles la testosterona y darles senos.

Escoger algunos artículos para demostrar que la soya castra a los hombres es fácil. Mire esto: se podrían usar dos estudios para argumentar que los hombres que comen harina de soya (8) o proteína de soya en polvo (9) disminuyeron sus niveles de testosterona. Luego, se podría usar un informe de caso para vincular la leche de soya con los senos agrandados (10). Cierto, el reporte de un caso es la forma más baja de evidencia científica, y el hombre del periódico bebió tres cuartos de galón de leche de soya al día, pero para hacer este caso, pasemos por alto esos detalles. Ignorando la investigación sobre roedores y las píldoras suplementarias de extracto de soya, tenemos tres artículos científicos que respaldan.

Ahora, consideremos toda la evidencia que explora lo que sucede con los niveles de testosterona cuando los hombres comen alimentos de soya (p. ej., tofu), beben bebidas de soya (p. ej., leche de soya) o consumen polvos de proteína de soya (p. ej., aislado de proteína de soya). Los dos estudios mencionados anteriormente que conectan la soya con la testosterona baja incluyeron un total de 32 sujetos (8,9). Compare esto con un metanálisis publicado el año pasado que analizó 24 estudios de 1,024 sujetos que consumían estos mismos alimentos, bebidas y suplementos (10). ¿Qué encontró este extenso estudio de estudios? Incluso en dosis altas, la soya no afectó los niveles masculinos de testosterona biodisponible o estrógeno.

Sin embargo, el estrógeno aumentó en el informe del caso en el que el hombre bebió mucha leche de soya (11). Tenga en cuenta que cualquier cosa puede suceder cuando una sola persona al azar hace algo extremo. Más importante aún, ¿qué sucede cuando cientos de personas actúan de manera más moderada? Dos diferentes ensayos clínicos aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo que incluyeron un total de más de 500 hombres y con una duración de tres meses a tres años, exploraron los efectos de la soya en el tejido mamario en los hombres (12,13). Ninguno de los estudios encontró ni una pizca de evidencia para reforzar la afirmación de que la soya hace que los hombres crezcan los senos (19).

Seleccionar algunos periódicos para generar titulares sensacionalistas con un potente clickbait es rentable, pero confunde a las personas con mala información. En realidad, estas gotas de agua son tragadas por un océano de investigaciones sólidas que nos muestran, sin ninguna duda, que la soya no feminiza a los hombres de ninguna manera o forma.

Mito n.º 3: la proteína de soya no desarrolla fuerza ni músculo como la carne, la leche o la proteína de suero.

Es más que un lugar común menospreciar la calidad de la proteína vegetal en relación con la proteína animal. A pesar de las múltiples limitaciones del sistema de puntuación utilizado para hacer esta comparación (14), la calidad de la proteína de la leche de soya (15) es en realidad mayor que la de la carne de res molida al 80 % (16) usando esta misma escala. Entonces, no debería sorprender que un metanálisis que incluye nueve ensayos clínicos haya encontrado que la proteína de soya y la carne de res promueven mejoras similares en la fuerza y ​​la masa muscular en respuesta al levantamiento de pesas (17). El mismo estudio comparó la proteína de soja con la leche y la proteína de suero de leche y, de nuevo, no hubo diferencias en las ganancias. Los medios de comunicación populares destacan las conclusiones "verificadas con hechos" como "Whey Beats Soy for Muscle Building" (18) basadas en estudios a corto plazo que duran aproximadamente cuatro horas, pero las ganancias materiales se acumulan durante días, semanas y meses (19). Y el veredicto de estos estudios es claro: cuando obtiene suficiente proteína, la carne, la leche y el suero no son mejores que la soya para desarrollar fuerza y ​​masa muscular (17).

En conclusión, la soya puede ser una maravillosa adición a una dieta balanceada. Así que la próxima vez que se sirva un vaso frío de leche de soya espumosa, o prepare un burrito de desayuno con revuelto de tofu perfectamente sazonado, o coma un delicioso aperitivo de edamame con ajo en su izakaya local, siéntase tranquilo sabiendo lo que la soya podría estar haciendo por su salud , y la salud de sus seres queridos.

Aprenda aún más sobre la soya y sus maravillosos beneficios para la salud.

5 hechos sobre la leche de soja

Referencias →

(1) Instituto Nacional del Cáncer, Institutos Nacionales de Salud. Cáncer de próstata, nutrición y suplementos dietéticos (PDQ®)–Versión para profesionales de la salud. Consultado el 20 de septiembre de 2022 en https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam/hp/prostate-supplements-pdq.

(2) Applegate CC, Rowles JL, Ranard KM, et al. El consumo de soja y el riesgo de cáncer de próstata: una revisión sistemática actualizada y un metanálisis. Nutrientes. 2018;10(1): 40.

(3) Dalais FS, Meliala A, Wattanapenpaiboon N, et al. Efectos de una dieta rica en fitoestrógenos sobre el antígeno prostático específico y las hormonas sexuales en hombres diagnosticados con cáncer de próstata. Urología. 2004;64(3): 510-515.

(4) Kwan W, Duncan G, Van Patten C, et al. Un ensayo de fase II de una bebida de soya para sujetos sin enfermedad clínica con aumento del antígeno prostático específico después de la radiación radical para el cáncer de próstata. Cáncer de nutrición. 2010;62(2): 198-207.

(5) Pendleton JM, Tan WW, Anai S, et al. Ensayo de fase II de isoflavonas en el cáncer de próstata recurrente con antígeno prostático específico después de una terapia local previa. Cáncer BMC. 2008;8: 132.

(6) Bosland MC, Kato I, Zeleniuch-Jacquotte A, et al. Efecto de la suplementación con aislado de proteína de soya en la recurrencia bioquímica del cáncer de próstata después de la prostatectomía radical: un ensayo aleatorio. JAMA. 2013;310(2): 170-178.

(7) Lesinski GB, Reville PK, Mace TA, et al. El consumo de pan enriquecido con isoflavonas de soya en hombres con cáncer de próstata se asocia con citocinas proinflamatorias reducidas y células inmunosupresoras. Cancer Prev Res (Phila). 2015;8(11): 1036-1044.

(8) Gardner-Thorpe D, O'Hagen C, Young I, et al. Los suplementos dietéticos de harina de soja reducen las concentraciones séricas de testosterona y mejoran los marcadores de estrés oxidativo en los hombres. Eur J Clin Nutr. 2003;57(1):100-106.

(9) Goodin S, Shen F, Shih WJ, et al. Actividad clínica y biológica de la suplementación con proteína de soja en polvo en voluntarios varones sanos. Biomarcadores de Epidemiol de Cáncer Prev. 2007;16(4): 829-833.

(10) Martínez J, Lewi JE. Un caso inusual de ginecomastia asociada al consumo de productos de soya. Práctica Endoc. 2008;14(4): 415-418.

(11) Reed KE, Camargo J, Hamilton-Reeves J, et al. Ni la ingesta de soya ni de isoflavonas afecta las hormonas reproductivas masculinas: un metanálisis ampliado y actualizado de estudios clínicos. Reprod Toxicol. 2021;100: 60-67.

(12) Sathyapalan T, Rigby AS, Bhasin S, et al. Efecto de la soja en hombres con diabetes mellitus tipo 2 e hipogonadismo subclínico: un estudio controlado aleatorio. J Clin Endocrinol Metab. 2017;102(2): 425-433.

(13) Fleshner NE, Kapusta L, Donnelly B, et al. Progresión de neoplasia intraepitelial prostática de alto grado a cáncer: un ensayo aleatorizado de combinación de vitamina E, soja, selenio. J Clin Oncol. 2011;29(17): 2386-2390.

(14) Craddock JC, Genoni A, Strutt EF, et al. Limitaciones con la puntuación de aminoácidos indispensables digeribles (DIAAS) con especial atención a las dietas basadas en plantas: una revisión. Curr Nutr Rep. 2021;10(1): 93-98.

(15) Reynaud Y, Buffière C, Cohade B, et al. Digestibilidad ileal verdadera de aminoácidos y puntajes de aminoácidos indispensables digeribles (DIAAS) de alimentos proteicos de origen vegetal. Química alimentaria 2021;338: 128020.

(16) Fanelli NS, Bailey HM, Thompson TW, et al. La puntuación de aminoácidos indispensables digeribles (DIAAS) es mayor en hamburguesas de origen animal que en hamburguesas de origen vegetal si se determina en cerdos. Eur J Nutr. 2022;61(1): 461-475.

(17) Messina M, Lynch H, Dickinson JM, et al. No hubo diferencia entre los efectos de la suplementación con proteína de soya versus proteína animal en las ganancias de masa muscular y fuerza en respuesta al ejercicio de resistencia. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2018;28(6):674-685. doi:10.1123/ijsnem.2018-0071

(18) McNight C. Proteína de soja frente a proteína de suero. Vivefuerte. Consultado el 23,2022 de septiembre de XNUMX en: https://www.livestrong.com/article/17876-soy-protein-vs.-whey-protein/.

(19) Messina M, Duncan A, Messina V, et al. Los efectos de la soja en la salud: una guía de referencia para profesionales de la salud. Nutrición delantera 2022;9: 970364.

Sigamos Conectados

¿La leche de avena es buena para ti?

¿La leche de avena es buena para ti?

En 2015, se reveló que un mortero de piedra paleolítico (énfasis en "paleo") descubierto en una cueva en Italia tenía restos de polvo de avena y trozos de grano aún intactos. Eso es correcto. Nuestros antepasados ​​molían avena con el propósito de consumo. Si era...

Desmitificando los mitos de la soja Parte 1: Salud y hormonas de la mujer

Desmitificando los mitos de la soja Parte 1: Salud y hormonas de la mujer

Salud y hormonas de la mujer No es ningún secreto que las mujeres gobiernan este mundo. Mujeres especialmente sanas, fuertes y llenas de energía alimentadas por la soja. A pesar de la abundancia de información errónea que existe, los productos de soya como el tofu, el tempeh, la leche de soya y el edamame son increíblemente beneficiosos para...

EnglishSpanish

El pin en Pinterest

Compartir este

"Todos pueden ser grandes... porque cualquiera puede servir". - Martin Luther King hijo Dona | Recaudación de fondos Dona